martes, 9 de diciembre de 2008

Hola, y bienvenidos.

Primero quiero contarles la histora de Chispita. Chispita es un perro que un vecino encontró en la calle cuando cachorro.
Al poco tiempo de vivir con el vecino, Chispita conoció a mis perros, Pikachu y Canito, y se hicieron amigos. Chispita venía a la tarde y jugaba junto con Canito y Pikachu hasta hartarse. También les robaba comida, pero eso es lo de menos, después de todo era el invitado.

Este es Chispita:



Lamentablemente, Chispita perdió la movilidad de sus patas traseras. Lo que significó una gran perdida para un perro tan alegre, y con tantas ganas de vivir.
Por eso, decidí tratar de darle una mano. Y acá empieza la intención de este tema, que es mostrarles como hacer una silla de ruedas para perritos minusválidos.

Las opciones para hacer algo así son muchas: metal, plástico, madera, lo que sepan manejar con comodidad. En mi caso elegí PVC, ya que los caños de este material se consiguen con facilidad en cualquier ferretería.
Vamos a necesitar lo siguiente:


Materiales:

- Caño de 1,5 " (pulgada y media) de PVC para desagüe. Con una tira de 4 metros es suficiente, y va a sobrar bastante, pero es raro que nos vendan menor cantidad. Además es relativamente económica (unos $12 la tira).
- 6 uniones T (te) de 1,5" para caño de PVC.
- 2 codos 90º para caño de PVC de 1,5".
- 2 tapas para caño de PVC de 1,5"
- 2 ruedas tipo "chango de hacer las compras" del tamaño que mejor se ajuste al perro.
- 1 varilla roscada (el calibre de la varilla depende del eje de las ruedas. Lo más justo posible).
- 4 tuercas del calibre de la varilla roscada.
- 4 arandelas, también del calibre de la varilla.
- 4 tornillos autoperforantes T2
- Tiras de tela para el arnés (una buena cantidad).
- Pegamento para caños de PVC (opcional)


Herramientas:

- Taladro y mecha del calibre de la varilla roscada (no es imprescindible).
- Herramienta de corte para el caño de PVC (desde una sierra común a una caladora, o un cuchillo caliente, todo sirve).
- Marcador indeleble.
- Destornillador tipo "phillips".
- Pinza y llaves para las tuercas.


Medir al perro

El primer paso es medir al perro. Necesitaremos principalmente las siguientes medidas:



La altura (H), se toma desde el muslo de la pata trasera hasta el extremo de la misma pata.
El largo (L) se toma desde el comienzo de la cola hasta "los hombros".
El ancho (A) debe ser el ancho máximo. Es decir, medimos la parte más ancha que tenga el perro.


Cortar el caño

Teniendo estas tres medidas cortamos el caño del siguiente modo:

1. - 2 piezas del largo (L) del cuerpo del perro.
2. - 3 piezas del ancho (A) +10 cm aproximadamente. (Los caños deben tocar el cuerpo del perro lo menos posible para evitar lastimaduras por fricción).
3. - 2 piezas que midan 2/3 de la altura (H) del perro. Si el perro mide 30 cm de alto, estas dos piezas deben ser de 20 cm.
4. - 4 piezas que midan unos 7 cm. *
5. - 2 piezas de 10 cm.

Veamos un gráfico aproximado:



Las piezas de unos 7 cm, en realidad son piezas que sirven de unión entre 2 "T" o una T y una tapa. La medida exacta se puede obtener marcando la medida equivalente a la suma de las dos piezas a unir. Algo así:



Ruedas

Comenzaremos armando el eje de las ruedas, la parte más importante de nuestra silla.

Tomamos las tapas de caño y marcamos el centro con la fibra.


Luego, hacemos un agujero pequeño utilizando un clavo.


Y finalmente agrandamos el agujero del clavo con el taladro y la mecha. Si no tenemos taladro y mecha, podemos usar un cuchillo o cualquier metal caliente que derrita el PVC y nos permita agujerear para que luego pase la varilla roscada.


Las tapas deberían quedar más o menos así:


A continuación, utilizando alguna de las piezas Nº 4, unimos 2 "T" con las tapas agujereadas. Algo así:



Finalmente, colocamos entre las 2 "T" con tapa una de las piezas Nº 2 (es decir las del ancho del perro):


Y para terminar le pasamos la varilla roscada y colocamos las ruedas.
Muy importante: Las ruedas se colocan del siguiente modo. Se pasa la varilla roscada, se coloca una arandela, luego la rueda, luego otra arandela, y finalmente 2 tuercas. Las dos tuercas se ajustan usando el método conocido popularmente como "tuerca y contratuerca". Es decir, utilizando 2 llaves, o una llave y una pinza, una de las tuercas (la que está más alejada de la rueda) se ajusta y al mismo tiempo la otra tuerca "se afloja". Es decir, se hacen girar en sentido opuesto. La presión de una tuerca contra otra evita que las tuercas se zafen por el propio giro de las ruedas.
El sobrante de varilla roscada se corta con sierra para metal o amoladora.



Ensamblado

A continuación, tomamos otra pieza Nº2 y le colocamos una "T" en cada punta. A otra pieza Nº 2 le colocamos un codo de 90º en cada punta.


El resto del ensamblado es bastante sencillo. En esta fotografía se observa la ubicación de las piezas faltantes unidas utilizando las "T" que nos quedan.
Si bien los caños de PVC calzan justo, y quedan bien armados con solo trabarlos a presión, podemos utilizar pegamento para PVC para asegurar la estructura y evitar que se desarme con el andar del perro.



Arnés de sujeción

Para el arnés que sujeta las partes traseras utilice una cinta de tela muy resistente (la que se usa generalmente en bolsos, mochilas o correas para perros). Con esta cinta arme una "O" de tela, la cual sujete a las "T" que unen el armazón superior con las ruedas. En medio de esta "O" de tela, coloqué una cinta de la misma tela, que aunque no es imprescindible, ayuda a sujetar la columna del perro.
Disculpen mi habilidad para el dibujo, pero algo así es lo que hice:


Y así queda en la silla:


En la parte delantera, simplemente utilice la misma cinta que en el arnés posterior, y arme una cruz que atraviesa el pecho del perro, y dos cintas que van por encima del lomo. En este caso use un gancho metálico para poder quitar o asegurar el arnés facilmente. Para evitar que el arnés delantero se mueva lo aseguré al caño Nº 1 utilizando tornillos autoperforantes T2.





En la parte de atrás, agregué 3 cintas de velcro. Una de unos 10 cm de largo sobre el caño N°2 de la parte superior para sujetar la cola, y 2 de unos 15 cm. en las "T" de las ruedas para atar las patas. Todas fijadas utilizando tornillos T2.







Colocando el perro

Listo, nuestra silla ya está armada, y debería verse así más o menos (no soy muy habilidoso para estas cosas, así que es probable les quede mejor que a mí):






El perro debe colocarse de modo que las patas traseras pasen por los agujeros del arnés trasero, pasen por detrás del caño Nº 2 que está encima del eje de las ruedas, y finalmente se aten, utilizando cinta de velcro, a las "T" que se encuentran junto a las ruedas.
La cola del perro debe colocarse encima del caño Nº2 que está atrás de todo, y si también está inmóvil, atarse utilizando también una cinta de velcro. De este modo se evita que el perro se ensucie cuando hace sus necesidades.
La patas delanteras se pasan por la cruz del arnés delantero. y el resto de la cinta del arnés delantero se pasa por el lomo del animal y se engancha o se ata firmemente de modo que la silla se mueva lo menos posible hacía arriba o hacia abajo (evitando así que "haga willy" y el perro quede con las patas delanteras en el aire).
Una vez colocado todo, el perro puede empezar a andar. Hay que tener en cuenta que les lleva mucho tiempo acostumbrarse, y que es probable que sus patitas delanteras no tengan la fuerza y la energía como para estar mucho tiempo haciendo el trabajo que antes hacían 4 patas. Pero hay que tener paciencia, y ver la cara de felicidad de Chispita cuando pudo volver a correr con sus amigos utilizando sus nuevas ruedas.







8 comentarios:

AndreaLP dijo...

Genial el instructivo para ayudar a los canes que pierden movilidad. Muchas gracias en nombre de los peludos que usarán esto.

Visita www.corazoncanino.blogspot.com

Club de Bicheros dijo...

Hola, gracias por compartir esta información que es muy útil para todos.
Te linkeo en nuestro blog.

www.clubdebicheros.com.ar

asociacion salvar dijo...

Gracias por la información, la mayoria de la gente ignora lo fácil que es armar un carrito..he pensado tambien en poner algo similar en nuestro blog, tenemos una gordita inválida en adopción muy dulce, mírenla en: www.adopcioncanina.blogspot.com

Adriana M. dijo...

Excelente la nota sobre la fabricación de un carrito, muy clara y explicativa. Gracias Adriana

Bachi dijo...

Muy bueno!
Hace falta esta información, yo realmente pensaba que era algo muy complicado, o para expertos.
Gracias :)

Ignacio dijo...

Llegué a tu blog por intermedio de un mail que me envió mi hermana con el título “Hay gente grosa”.
Flaco; sos verdaderamente Groso (con mayùscula). Tenés la inventiva de Macgyver y un corazón enorme. Voy a recomendar tu blog para que tu idea siga dando alegría a otros perritos lisiados.
Larga vida para vos y tus perros!

Rochy dijo...

Buenísima explicación. Nosotros tuvimos una perrita que no podía usar las patitas de atrás y nunca pudimos resolver el tema del carrito, nos parecía algo imposible.
GRACIAS! Un grande.

alonso dijo...

GRACAIS POR TU AYUDA, DIOS TE BENDIGA, LE HAREMOS UN CARRITO A NUESTRO PERRITO LUCKY (PINCHER), GRACIAS DE VERDAD....AL TENERMO LISTO TE AVISAMOS...